domingo, 30 de abril de 2017

No es lo que parece

Encuentra a su marido en la cama con otra, pero antes de que pueda marcharse dando un portazo, él le dice:
—Cariño, no es lo que parece.
—¿No? Pues parece que te estabas tirando a otra.
—Pero tiene una explicación. Tú eres el amor de mi vida, pero he tenido otras vidas anteriores.
—¿Qué?
—¿Conoces el concepto de reencarnación? Resulta que en una vida anterior me enamoré locamente de esta mujer que ves aquí. Imagina mi sorpresa cuando me la he encontrado en la parada del autobús.
—¿Qué coño me estás contando?
—¿No crees en el amor verdadero? Un ser humano puede tener muchas vidas y sucede a veces que éstas se entrecruzan. ¿No te parece cosa del destino que dos reencarnados se crucen en otra vida? Uno no puede negar sus sentimientos, pero no temas: os amo a las dos. Podrías quitarte la ropa y unirte a nosotros.

sábado, 29 de abril de 2017

Mi segunda novela

Mi segunda novela es un objeto extraño, con añadidos y recortes según el número de páginas que requiera el concurso de turno al que la presento. Mi segunda novela es un monstruo de Frankenstein que me pide una vida que no sé si puedo darle. No depende de mí, intento explicarle, sino de los jurados, pero está inconsolable. Me es imposible proveerle de un destino digno, he fracasado como padre.

viernes, 28 de abril de 2017

El rencor

Yo quisiera alcanzar el éxito no por el éxito en sí mismo, sino para restregárselo a todos los que me ignoraron.

jueves, 27 de abril de 2017

El fondo

Yo sé que en el fondo piensas en mí. En lo más profundo de tus pesadillas, en mitad de la noche.

miércoles, 26 de abril de 2017

Grandes esperanzas

—He depositado toda mi fe en ti.
—Pero si eres ateo.
—Por eso, por eso.

martes, 25 de abril de 2017

Del contexto y otras cosas sin importancia

—Usted ha ofendido a las víctimas del terrorismo con sus chistes.
—¿A las víctimas? ¿En bloque? ¿Es Carrero Blanco el representante designado por las víctimas?
—Reírse de una de ellas es reírse de todas.
—Señoría, con el debido respeto, eso se lo saca usted de la manga. Imaginemos que yo dijera de una víctima del terrorismo aquejada de enanismo algo como: «la explosión hizo que se sintiera más alto que nunca». Podríamos debatir sobre el buen gusto del chiste, pero es evidente que no me estoy riendo con él de, digamos, alguna otra víctima del terrorismo que midiera dos metros, pues el chiste no funcionaría en su caso. Así, los chistes sobre Carrero Blanco sólo tendrían que afectar a otras víctimas del terrorismo que casualmente hubieran sido mandamases durante alguna brutal dictadura. Entendería por ejemplo que Reinhard Heydrich se sintiera ofendido con los chistes sobre Carrero Blanco. Y viceversa.
—¡Tecnicismos!

lunes, 24 de abril de 2017

Robos

«Usted nos da su relato a cambio de nada», dicen en un concurso. «Nosotros lo publicamos. Y si quiere tener el libro, ha de pagarnos. En efecto, ha de darnos dinero por el trabajo realizado por usted».